lunes, 10 de diciembre de 2012

PROPUESTA EDUCATIVA VIATORIANA


CARÁCTER PROPIO
COLEGIOS VIATORIANOS

PRESENTACIÓN

  Los Centros escolares que dirigimos los Clérigos de San Viator están marcados por el sello “Viator”, santo del siglo IV que sirvió en la Catedral de Lyon a la sombra de su obispo San Justo.  Nuestro Fundador, el Padre Luis Querbes, nos lo puso como patrono y modelo porque deseaba que fuéramos como él, catequistas y servidores del altar. Él mismo, al ser destinado como párroco a Vourles, pueblo cercano a Lyon, Francia, se preocupó de la educación de los niños y niñas que se encontraban totalmente abandonados al finalizar la revolución francesa. Y así nacimos los Viatores, educadores y catequistas.
  
El Padre Luis Querbes se dedicó en cuerpo y alma a levantar al pueblo al que le habían destinado y vio que era necesario poner en marcha un proceso educativo que formara personas íntegras al servicio de Dios y de la sociedad de Francia. Se fue rodeando de colaboradores comprometidos en la misma tarea, formando una familia con ellos, con un mismo espíritu; maestros dispuestos a vivir juntos en comunidad al servicio de los más necesitados.
  
La educación, hoy como ayer, es una tarea comunal, ya que todos los miembros de la comunidad escolar se reúnen en torno a un objetivo común. Cada colegio viatoriano, por otro lado, no trabaja de manera aislada, sino que está llamado a mantener una relación estrecha con los demás Centros de San Viator y con el entorno social, cultural, económico y eclesial.
  
Heredado de nuestro fundador y actualizado a través de la historia, en respuesta a los desafíos que la sociedad de hoy nos ofrece, te ofrecemos este estilo educativo viator que Viatores y laicos comprometidos, en misión compartida, nos empeñamos en llevar adelante para ayudar a los educandos a formarse integralmente.
  
En San Viator y Luis Querbes
  
P. Gregorio Esquíbel
Superior provincial

INTRODUCCIÓN


Los centros escolares viatorianos tienen como patrón a San Viator (siglo IV), modelo elegido por el P. Luis Querbes (1793-1859) para establecer la Congregación de los Clérigos de San Viator,  y poder así atender a la formación cristiana de la infancia y juventud más necesitadas.
En el ejercicio del derecho que reconoce el artículo 27 de la Constitución española, la legislación orgánica y demás disposiciones que lo desarrollan, la Congregación de Clérigos de San Viator de la Provincia de España, como titular de los centros viatorianos y en colaboración de toda la Comunidad Educativa, establece en este documento el Carácter Propio de sus centros educativos.
La responsabilidad le viene exigida tanto por la fidelidad a la misión que la Iglesia le ha confiado al aprobar la obra del P. Luis Querbes, como por la lealtad al compromiso histórico adquirido con la sociedad.
Hoy, viatores, educadores, padres/madres y colaboradores, participamos de este proyecto compartido de la misión viatoriana, en grados y modos diversos, para hacer realidad la propuesta educativa viatoriana. Los valores y actitudes del Carácter Propio conllevan el compromiso de todos los miembros de la Comunidad Educativa, por conocer, respetar, asimilar y desarrollar su contenido.


1. LA IDENTIDAD

1.1. Colegio católico
El colegio viatoriano es un centro escolar de educación cristiana, que fundamenta su acción educativa en una concepción cristiana de la persona y del mundo, y participa de la Misión evangelizadora de la Iglesia Católica.

1.2. Colegio viatoriano
El colegio viatoriano, siendo fiel al proyecto del P. Luis Querbes, asume el compromiso de “Anunciar a Jesucristo y su evangelio, suscitar comunidades en las que se viva, se profundice y se celebre la fe”, y se ofrece a la sociedad como herramienta válida para la formación integral de la infancia y la juventud.

1.3. Colegio abierto
El colegio viatoriano ejerce su acción educativa inserta en la realidad, cultura, costumbres y tradiciones del lugar donde se ubica. Acepta el Régimen de Conciertos Educativos y otras formas de financiación que, manteniendo su identidad, favorezcan el acceso de todos los alumnos sin discriminación alguna.

1.4. Colegio con señas educativas propias
El colegio viatoriano es fiel a la tradición educativa acumulada durante más de 100 años y, entiende la fidelidad a la tradición como algo vivo, que se actualiza en los contextos pedagógicos y sociales nuevos, y en el contexto de la misión viatoriana compartida. Se caracteriza por las siguientes señas educativas:
  • El anuncio de la persona, el mensaje y el ejemplo de Jesús de Nazaret, como propuesta de felicidad, y como referente nuclear para vivir según criterios, valores y comportamientos cristianos.
  • La promoción de la vida y del carisma del P. Luis Querbes, así como del pasado, del presente y del futuro de la Congregación de los Clérigos de San Viator y de la Comunidad Viatoriana.
  • La presentación de San Viator como modelo de vida en el que se inspiró el P. Luis Querbes para cimentar la misión de los Viatores en la escuela y en la parroquia.
  • La transmisión de las claves culturales cristianas de interpretación de las experiencias vitales del alumno de manera transversal en el currículum escolar y, de una manera más propia, desde la Enseñanza Religiosa Escolar.
  • El desarrollo de propuestas educativas (de tiempo libre, deportivas, culturales, sociales y solidarias) que favorezcan en los educandos una actitud crítica y activa en el mundo, desarrolle la capacidad de preguntarse, de abrirse al misterio de la vida, como preámbulo para llegar al umbral de la fe.
  • La oferta de la catequesis y de procesos catecumenales como medios para vivir la fe y la experiencia cristiana.
  • El fomento de una adecuada iniciación a la interioridad, la oración y la celebración, por medio de tiempos, actividades y experiencias encaminadas a profundizar en la fe cristiana y a celebrarla, individual y grupalmente.
  • El estilo familiar, cercano, saludable y alegre en las relaciones personales y en la convivencia cotidiana, manifestando acogida, respeto y empatía, especialmente con los más necesitados.
  • El compromiso de alcanzar las competencias básicas y un buen nivel de calidad en el proceso enseñanza-aprendizaje, valorando el esfuerzo, fomentando la responsabilidad, la cooperación, la creatividad y la innovación, y prestando especial atención al alumnado más necesitado. De igual manera, estamos atentos a la diversidad multicultural del alumnado.
  • El cultivo de la profesionalidad, de la identidad vocacional y de la plena integración de los educadores en la misión viatoriana compartida.
  • El fomento de la presencia, la participación y la responsabilidad de los padres, madres y tutores legales de los alumnos como garantes primordiales de la educación de los mismos.
  • La promoción de actitudes y conductas que fomenten la cultura de la vida y la protección de ésta, que promuevan la defensa de la justicia y la paz en el mundo, que defiendan la igualdad de género, respetuosas con el medio ambiente y otras culturas y otras religiones.


2. LA TAREA EDUCATIVA

El colegio viatoriano proyecta su tarea educativa promocionando valores, actitudes y comportamientos coherentes con el Evangelio, agrupados pedagógicamente en tres dimensiones: individual, social y religiosa. Invita a todos los estamentos y miembros de la Comunidad Educativa a ser agentes en la adquisición y puesta en práctica de los mismos.

2.1. Dimensión personal
El colegio viatoriano, como estructura al servicio de las personas, ofrece y propone un programa educativo integral, para formar personas según el modelo del Humanismo Cristiano. Los estamentos de la Comunidad Educativa trabajan para que cada miembro de la misma:
  • Desarrolle su interioridad.
  • Potencie su autoestima, la expresión de vivencias y sentimientos, la empatía, el perdón y el agradecimiento.
  • Fortalezca la convicción de que la persona vale más por lo que es que por lo que tiene,
  • Sea respetuoso con los demás más allá de su origen, sexo, cultura, lengua, credo religioso, ideología,…
  • Muestre una actitud solidaria y fraterna con todas las personas, como hijas e hijos de Dios y hermanas y hermanos en Cristo.
  • Fomente con un espíritu abierto la paz, la convivencia, el diálogo entre las personas y los pueblos.
  • Crezca en responsabilidad personal y en el sentido del deber, en la asunción del trabajo como enriquecimiento de la propia persona y medio de inserción social y profesional.
  • Actúe con sentido de justicia en las relaciones interpersonales y sociales, comprometido en la transformación de las estructuras sociales, económicas y políticas injustas.
  • Sea crítico con la información que recibe, y sepa discriminar lo valioso de lo menos importante.
  • Respete el crecimiento y la maduración de cada persona como hombre y mujer, originales en su identidad e iguales en dignidad.
  • Crezca en libertad personal, en un proceso de progresiva liberación de los condicionamientos internos y externos, rechazando todo atentado contra la libertad de los individuos, de los grupos y de los pueblos, siendo educado para la cooperación y no para la competitividad.
  • Tenga una visión positiva de la persona y del acontecer humano, motivando así su esperanza.
  • Viva el conjunto de valores y actitudes que conforman una concepción cristiana de la persona y de la vida social.
  • Integre coherentemente ideas, creencias, valores y comportamientos.
  • Esté abierto a un mundo cambiante situándose en la vida social desde unos principios basados en el Evangelio.

2.2. Dimensión social
El colegio viatoriano, como estructura al servicio de la sociedad, ofrece y propone un programa educativo integral, para la construcción de un mundo mejor según la Doctrina Social de la Iglesia. Cada estamento de la Comunidad Educativa trabaja para que cada miembro de la misma:
  • Use la propia libertad con respeto a la de los demás.
  • Se capacite para el compromiso gratuito y la vivencia de la fraternidad humana.
  • Asuma la realidad intercultural de nuestra sociedad como un valor positivo.
  • Potencie la sinceridad en las relaciones, la sociabilidad y el compañerismo, el trabajo en equipo, la comprensión, el servicio a los demás.
  • Sea sensible a la justicia social y a las exigencias de la dignidad e igualdad entre todas las personas.
  • Conozca y respete los derechos de la infancia aprobados por la Asamblea General de Naciones Unidas.
  • Se forme en los Derechos Humanos fundamentales, y en sus correspondientes deberes, así como en la Doctrina Social de la Iglesia.
  • Desarrolle el sentido crítico y la toma de conciencia ante las situaciones de pobreza y opresión humanas; se comprometa solidariamente en la mejora de la sociedad; valore el sentido de la gratuidad y el voluntariado.
  • Se forme cívicamente para la aceptación de las justas leyes de convivencia, para la preservación y mejora del medio ambiente y para el respeto del patrimonio común.
  • Crezca en sentido de pertenencia y compromiso con la sociedad cercana e internacional.
  • Propicie la participación de los alumnos de forma activa y comprometida en la dinámica educativa del centro.

2.3. Dimensión religiosa
El colegio viatoriano, como estructura al servicio de la evangelización de la Iglesia, ofrece y propone un programa educativo integral, en el que presenta la persona y el mensaje de Jesús de Nazaret como modelo de felicidad. Invita a cada miembro de la Comunidad Educativa a trabajar esta dimensión. Para ello:
  • Entiende que cuantos pertenecen a la Comunidad Educativa, conocen, aceptan, respetan y potencian su identidad.
  • Procura que todos los procesos educativos, las estructuras, los contenidos curriculares y las relaciones sean coherentes con el Evangelio.
  • Asume y comparte los criterios pastorales de la Iglesia local para llevar adelante su misión evangelizadora.
  • Promueve el desarrollo de la dimensión religiosa de la persona, y la apertura a la trascendencia, en todos los componentes de la comunidad educativa -sean creyentes o no-, mediante:
-   La educación de la interioridad y el desarrollo de la competencia espiritual.
-   La educación en valores y actitudes humanas que nos abren a los demás.
-   Una actitud de apertura y respeto a otras confesiones cristianas (ecumenismo) y a otras religiones (diálogo interreligioso), así como con los no creyentes.
  • Ofrece un primer anuncio del Evangelio que favorezca una verdadera experiencia personal de fe, mediante:
-   La presentación significativa del camino abierto por Jesús de Nazaret y la Virgen María.
-   El contacto asiduo con la Palabra de Dios.
-   La interpretación de la realidad individual y social desde claves evangélicas.
-   La oración personal y comunitaria, momentos de celebración litúrgica y convivencias cristianas.
-   Encuentros específicos con otros creyentes y comunidades cristianas
-   Actividades solidarias y de voluntariado.
  • Orienta profesionalmente para conseguir el desarrollo personal y la contribución al bien común. Incluye en su acción educativa la atención a la dimensión vocacional inherente a toda existencia humana y cristiana, en conformidad con la persona y el mensaje de Jesús de Nazaret.


3. EL ESTILO PEDAGÓGICO


3.1. Educación centrada en la persona
Trabajamos de forma armónica, gradual y adaptada a la edad, todos los componentes de la personalidad de los alumnos. Consideramos que todo avance se apoya en la exigencia personal y en el esfuerzo constante, origen de su propia estima. Será importante ayudar al alumnado a ser consciente y reconocer sus esfuerzos, éxitos o dificultades en el aprendizaje. Será básico tratarlo con actitud de acogida y cercanía, con la autoridad nacida de la propia competencia y de la entrega personalizada. Fomentamos una pedagogía activa, que potencie la participación, la iniciativa, la creatividad y la búsqueda personal, que le permita una integración activa y responsable en la sociedad.

3.2. Integración de la familia
Promovemos la integración de la familia en la actividad docente y educativa, en un marco ordenado, respetuoso y constructivo, Creemos que esta integración potencia la eficacia educativa y docente, favorece la motivación, estimula la actividad y ayuda a personalizar la enseñanza.

3.3. Convivencia
Favorecemos una convivencia basada en la persona, el bien común, el diálogo y la mediación, como facilitadora del trabajo individual y grupal, el respeto, la pluralidad, la integración y la asistencia y desarrollo gratificante de la actividad colegial.

3.4. Educación de la conciencia crítica
Ayudamos al alumnado a potenciar la interioridad, a ejercitarse en el análisis crítico de los hechos, al discernimiento y la toma de decisiones.

3.5. Atención a la diversidad
Orientamos nuestra educación hacia el desarrollo de las peculiaridades de cada persona. Supone poner en práctica una pedagogía personalizada, que tiene en cuenta cómo es el alumnado y se acomoda a sus características individuales, sociales y familiares. Para ello ofrecemos una variada gama de recursos: tutoría individual y grupal, servicio de orientación, acompañamiento pastoral, adaptaciones curriculares, programas de diversificación…

3.6. Innovador y de calidad
Fomentamos una metodología que busca la calidad educativa, la precisión, la iniciativa, el trabajo en grupo, la autonomía responsable. Suscitamos un talante dinámico, abierto a la necesidad de una continua actualización de los saberes y la innovación en la metodología. Esto supone formación continua y creatividad del profesorado para poder responder a los retos educativos, y el uso de los avances tecnológicos y los medios didácticos eficaces, con total profesionalidad, sentido de equipo y buscando la eficiencia en la docencia.

3.7. Cultura de la evaluación y del reconocimiento
Consideramos que la evaluación ocupa un lugar importante. Nos permite recoger información precisa sobre la marcha del colegio, los resultados y los procesos de enseñanza-aprendizaje y otros aspectos educativos. Facilita el diálogo, la comprensión y la mejora de la práctica educativa. Aporta datos para el reconocimiento de los hechos y de las personas.

3.8. Uso de nuevas tecnologías
Incorporamos los avances de las nuevas tecnologías como recursos para conseguir la calidad educativa. Formamos al alumnado en el uso responsable de las mismas, fomentando la prevalencia de los valores personales, éticos y relacionales sobre los puramente técnicos.

3.9. Formar en la comunicación
Potenciamos el plurilingüismo. Damos importancia a la formación en el uso de recursos para la comunicación oral y escrita. Valoramos el recurso a la imagen. Utilizamos los medios de comunicación social.

3.10. Educar para el ocio y el empleo del tiempo libre
Orientamos para el ocio y su aprovechamiento, como un medio educativo, socializador y de enriquecimiento personal. Fomentamos la cultura, el deporte y otras actividades educativas que no se limitan ni al tiempo ni al espacio escolar.


4. LA COMUNIDAD EDUCATIVA


La Entidad Titular, el profesorado, el alumnado, los padres y madres, los tutores legales, el personal de administración y servicios y el personal colaborador, constituimos la Comunidad Educativa.

4.1. Misión viatoriana compartida

Todos los componentes de la Comunidad Educativa somos elementos activos de la Misión Viatoriana Compartida y lo logramos cuando:
·        Orientamos el desarrollo de nuestro Proyecto Educativo en una convergencia de intenciones y convicciones.
·        Reforzamos el sentido de pertenencia y corresponsabilidad desde la elaboración hasta la aplicación del Proyecto Educativo
·        Promovemos entre todos un clima participativo que haga que los miembros de la Comunidad Educativa consideremos el Colegio como algo propio y como una obra de común responsabilidad de todos.
·        Propiciamos una participación activa y debidamente ordenada en todos los órganos previstos por la legislación vigente y/o por la organización del Centro.
·        Cuidamos la calidad de las relaciones humanas que se establecen en el seno de la Comunidad Educativa.

4.2. Componentes de la Comunidad Educativa

4.2.1. La Entidad Titular
·        La Congregación de los Clérigos de San Viator garantiza la identidad propia como memoria viva de los valores del carisma viatoriano y ejerce la última responsabilidad del centro ante la sociedad, los poderes públicos y el conjunto de la Comunidad Educativa.
·        Delega funciones y estimula el ejercicio de responsabilidades encomendadas a órganos de gobierno unipersonales y colegiados.
·        Potencia un núcleo animador que garantice la identidad viatoriana, la calidad educativa y evangelizadora del Proyecto Educativo en el centro.
·        Asume aquellos derechos y deberes que dimanan de las relaciones contractuales con el personal.
·        Establece relaciones con otras entidades eclesiales: Obispados, Escuelas Católicas,…

4.2.2. El alumnado
·        Un centro viatoriano tiene la misión de acoger y formar integralmente al alumnado, cometido que focaliza a la Comunidad Educativa y la organización del Colegio.
·        El alumnado está llamado a asumir progresivamente con responsabilidad el protagonismo del pleno desarrollo de sus capacidades. Sus metas y esfuerzos se orientan a lograr una personalidad equilibrada, tanto en lo cognitivo, como en lo afectivo, lo religioso y lo social, en el marco de sus derechos y deberes legalmente reconocidos.
·        Es misión del colegio fomentar su participación activa en la vida del centro, según su edad y grado de madurez.
·        La formación humana y religiosa del alumnado no se agota en la etapa de escolarización. El Colegio se esforzará en proseguirla atendiendo a los antiguos alumnos y manteniendo con ellos formas diversas de vinculación.

4.2.3. Los educadores
·        Cada educador es consciente de la importancia de su participación para la buena marcha del centro y su Proyecto Educativo.
·        Para un pleno desarrollo de su tarea el educador ha de esforzase en lograr la mayor identidad con el proyecto viatoriano. Para ello se le facilitarán los instrumentos idóneos para una formación permanente, profesional, humana, religiosa y viatoriana.

4.2.3.1. El profesorado
·        Son los primeros responsables de la calidad de los procesos pedagógicos, de su formación permanente, de educar desde el aprendizaje de competencias para la formación personal y social, y de una pastoral centrada explícitamente en la competencia espiritual.
·        Su influencia en la acción educativa es de gran importancia, lo mismo que su profesionalidad, competencia y testimonio personal como condicionantes de la eficacia de este Carácter Propio.
·        Su función mediadora es de acogida, de comprensión, de acompañamiento y organización de la vida del aula.
·        Su labor de equipo le mantiene unido tanto a los padres como a los demás educadores.
·        Su coherencia es la mayor garantía de los valores y de la formación que desea transmitir.

4.2.3.2. El personal de administración y servicios
·        El personal de administración y servicios, asumiendo el estilo educativo viatoriano, desde sus respectivas responsabilidades y participando activamente, favorece con su trabajo el desarrollo fluido de la actividad del centro y hace posible la tarea educativa.

4.2.3.3. El personal colaborador
·        Son aquellas personas que a través de su colaboración en ámbitos de actividades religiosas, deportivas, formativas, culturales u otras, trabajan por la formación integral de los miembros de la Comunidad Educativa. Su acción debe estar integrada y alineada con el Proyecto Educativo del Centro. 
                   
4.2.4.  Padres, madres o tutores legales
·        Los padres o tutores legales, como primeros y principales responsables de la educación de sus hijos, asumen el Carácter Propio y se implican en el Proyecto Educativo del Centro. Esto favorece la coherencia entre la educación familiar y la que propone el colegio.
·        El contacto frecuente y la coordinación con los padres o tutores legales del alumno es fundamental para el logro de los fines educativos. Este contacto puede revestir múltiples modos: información mutua, diálogo, formación, cooperación, participación en los organismos y actividades del Centro. El Centro invita a los padres o tutores legales a potenciar por su parte esas formas de pertenencia.
·        Los colegios viatorianos cuentan con los cauces de participación de los padres o tutores legales (Consejo Escolar, Asociación de Madres y Padres de Alumnos...) para facilitar y asegurar la formación integral de sus hijos.

 

 

5. LA GESTION DEL CENTRO


El colegio viatoriano se organiza bajo el criterio de responsabilidad compartida, de manera que sea participativa y se oriente y subordine al objetivo básico del centro: la formación integral del alumnado de acuerdo al Carácter Propio y a la legislación vigente.
Los criterios que han de inspirar la participación en los diversos órganos de gestión del Centro son los siguientes:
·        Prioridad de la finalidad del Colegio viatoriano.
·        Corresponsabilidad en la toma de decisiones y consecuencias que se deriven de ellas.
·        Subsidiariedad, respetando el ejercicio de la responsabilidad que toca a cada uno.
·        Representatividad, de modo que todos tengan la posibilidad de intervenir de alguna manera en las decisiones que les afectan.
·        Globalidad, de forma que las actuaciones y decisiones se lleven a cabo en una perspectiva de conjunto y de coherencia.
Los miembros de la Comunidad Educativa participan en el proceso de toma de decisiones de acuerdo con sus funciones y responsabilidad, según lo dispuesto en el Reglamento de Régimen Interior del Centro.
La Comunidad Educativa expresa su compromiso y su responsabilidad compartida en la elaboración, propuesta y gestión del Proyecto Educativo del Centro.
El Reglamento de Régimen Interior recoge el conjunto de normas y preceptos que regulan el funcionamiento del colegio, y garantiza la adecuada coordinación de todos los estamentos y personas que forman la Comunidad Educativa
El Consejo Escolar, en los niveles sostenidos con fondos públicos, es el máximo órgano colegiado que representa a toda la Comunidad Educativa.

OBSERVACIONES

La Entidad Titular es la responsable de interpretar, revisar y actualizar el Carácter Propio de los Colegios Viatorianos.
La opción por los colegios viatorianos implica que tanto los padres de alumnos o tutores legales, como los alumnos, profesores, educadores y otros colaboradores, aceptan el Carácter Propio de los Colegios Viatorianos y hacen posible la consecución de los objetivos establecidos en el mismo.

Aprobado por el Capítulo provincial de los Clérigos de San Viator. Sesión 107ª
Centro San Viator de Valladolid, 13 de abril de 2013